miércoles, 17 de octubre de 2012

Alan, te amo y te pido perdón.

Alan,

Contigo quiero dar por concluida esta temporada, desde hace algunos meses pensé en dejar atrás el pasado y ocupar todas mis reflexiones para convertirlas en actos que cambiarían mi manera de ser, entiendase tratar de ser alguien mejor, pero para dejar el pasado en su lugar es necesario dejar de cargar con este, por eso desde hace algún tiempo he intentado disculparme por medio de cartas, en su mayoría,  con las personas a las que considero que más dañé en los últimos años, sin embargo cuando ya me encontraba redactando la despedida, deseandole lo mejor a esa ultima persona a la que yo pensé que fue a la que más lastimé, me di cuenta de que no era así, aún faltaba alguien, y ese alguien eras tú.

Sinceramente no sé por donde empezar, en especial porque lastimarte se hizo tan común que olvidé que lo sentías, y es quizás esa la mejor manera de comenzar en este caso, disculpandome por la costumbre que se llego a hacer el herirte, la indiferencia que me causó tu dolor con el tiempo y el desinterés por no curar tus malestares. Creo que esta es la primera vez que te pido perdón por haberte ignorado cuando me gritabas por ayuda. 

Creo que debes comprender que esto no estaría ocurriendo de no haber sido porque ambos hemos aprendido de tus pesares, a ti te dolían y conmigo únicamente compartías tus aprendizajes que, he de admitir, no siempre los puse en marcha y te hice repetir algunos. Me arrepiento de no haberte escuchado, yo estaba consciente de que muchas cosas que hice no eran buenas para ti, especialmente aquella que repetí una y otra vez con distintas personas pero siempre acudiendo a ti como intermediario, era inexperto, y quería descubrir el amor, aprendendiendo por prueba y error, y rectificando ese experimento con más pruebas. Nunca te lo dije pero en el auge de esos errores tras errores recuerdo haber volteado a verte, tirado en el piso, sangrando y casi inconsciente, sin embargo siempre logré que te volvieras a levantar con la promesa de que yo te amaría después de conseguir mi objetivo.

Ese objetivo nunca llegó y me cansé de buscarlo, me cansé de ir tras de él. Yo estaba consciente de que tu me podías dar lo que yo quería pero nunca acudí a ti para recibirlo, de alguna manera siempre desprecié los regalos que me hacías, los detalles que tenias y las caricias que me dabas, sólo los recibía y te agradecía con una sonrisa hipócrita mientras los guardaba en un baúl pensando en lo patético que me parecías, extrañamente eso son los únicos presentes que tengo, nada más permaneció intacto, excepto el afecto que tu me diste de manera incondicional. No sé como es que aun sigues aquí después del largo camino que te he hecho recorrer, supongo que aun dentro de ti tienes la esperanza de que cumpla mi palabra, te ame y luche por ti, como lo mereces. 

No pasan desapercibidos los otros duelos que te hice vivir, los mas pequeños, los mas insignificantes, pero que no por su mínimo tamaño han resultado menos incómodos, esas batallas las he visto a distancia y te he visto salir de ellas, generalmente triunfante pero siempre con la frente en alto por muy grande que haya sido la derrota, me hacías sentir orgullos a pesar de que nunca te auxilie, a pesar de que luchabas por mí. 

Toma esto como un compromiso que yo hago contigo en el que prometo ser mas consciente de ambos, de esta relación que por muchos años resultó enfermiza pero que quiero cambiar ahora, si en algún momento llegas a dudar de mi, algo que nunca has hecho, simplemente recuerda la felicidad que hemos compartido nosotros dos, sin necesidad de nadie más, en estos últimos días. Te ignore mil veces pero viviste siempre en mi consciencia y ahora estoy seguro de que no podré ponerte detrás de alguien o de algo, eres el más importante, el primero en mi lista. Ya no necesito volver a alguien mi prioridad para olvidarme de ti, no quiero olvidarme de ti.

Esto es entre tu y yo, y lo dejó aquí para que yo pueda volver a este lugar especial que tenemos cada que me distraiga y te deje de prestar atención. Este será mi recordatorio.

Te amo y te pido perdón. Pronto todo saldrá bien.

Atentamente.

Alan

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada